domingo, 4 de diciembre de 2022

Comentario de las lecturas del II Domingo de Adviento. 4 de diciembre 2022

Caminar desde Cristo.: Comentario de las lecturas del II Domingo de Advie...

Ante todo esto podemos pensar que el hombre de hoy anhela con ansiedad la salvación, ese nuevo Mesías que nos redima otra vez, sin considerar que ya estamos redimidos y que lo que hay que hacer es cooperar con Dios para hacer realidad sus planes de redención. Por ello las palabras del Bautista tienen plena vigencia. Sí, también nosotros tenemos que convertirnos, hacer penitencia y preparar nuestro espíritu para la llegada del Señor. Convertirnos y hacer
penitencia. Volver a Dios, que eso es convertirse a Él. Dejar nuestra situación de pecado, o de tibieza que es peor quizá, por medio de una buena confesión de nuestras faltas. Dolernos en lo más hondo de haber pecado, proponernos sinceramente rectificar. Y luego hacer penitencia, mortificar nuestras pasiones y malas inclinaciones, prescindir de nuestra ansia de comodidad, huir del confort excesivo, contradecir alguna vez nuestro gusto o deseo. Conversión y penitencia. Sólo así haremos posible la salvación y recibiremos adecuadamente a nuestro.

domingo, 27 de noviembre de 2022

Comentario a las Lecturas del I Domingo de Adviento. 27 de noviembre 2022

Caminar desde Cristo.: Comentario a las Lecturas del I Domingo de Advient...

la venida del Hijo del Hombre no será un diluvio devastador, sino una lluvia pacífica y fecunda. Lo que pasa es que no avisa. Y la gente ni está preparada ni se da cuenta. Los grandes acontecimientos no suelen anunciarse al son de trompetas. El ladrón tampoco avisa, ni la muerte, ni los cambios culturales, ni las reformas religiosas. Cuando nos damos cuenta, están ahí.


Pues de eso se trata, de darse cuenta. No es que hayamos de vivir temerosos, como si en cualquier esquina nos alcanzara la goma-2 asesina o la navaja ladrona. Temerosos no, porque es falta de fe; pero tampoco inconscientes o dormidos. La consigna es «vigilad». Vigilad porque el Hijo del Hombre viene en cada momento; porque la verdad y la justicia necesitan ser defendidas en cada instante; porque la solidaridad, como el amor, no descansa; porque la libertad hay que ejercitarla en cada hora. Vigilad, para que no os perdáis la gracia del encuentro.


viernes, 18 de noviembre de 2022

Comentarios a las lecturas del domingo XXXIV del Tiempo Ordinario Solemnidad de Jesucristo Rey del Universo 20 de noviembre de 2022

Caminar desde Cristo.: Comentario a las lecturas del Domingo XXXIV del Ti...

Queremos, que Jesucristo reine en el mundo, pero no al estilo de los reyes que gobiernan los Estados del mundo. Fue el mismo Jesucristo el que nos dijo que su reino no era de este mundo, porque él no había venido a gobernar la tierra al estilo de los reyes del mundo. En el prefacio de la misa de hoy se nos dice que el reino de Jesucristo es un reino de la verdad y de la vida, de la santidad y de la gracia, de la justicia, del amor y de la paz. Desgraciadamente, los reinos de este mundo no son así. En el mundo en el que nosotros vivimos triunfa muchas veces la injusticia, la mentira, la guerra y el desamor. Yo creo que el buen ladrón intuyó esto con claridad, cuando en el último momento, desde su cruz cercana, vio la mirada llena de amor y de perdón de aquel compañero al que llamaban Jesús. Este compañero, Jesús, estaba

muriendo como víctima de la injusticia del mundo, pero era consciente de que moría por amor al mundo, para salvar al mundo de la injusticia. Este buen ladrón, arrepentido, quería abandonar el reino de pecado, desamor e injusticia en el que él había vivido hasta entonces, y quería de verdad morir en ese reino de amor, de santidad y de gracia que predicaba su compañero Jesús. Por eso, arrepentido y lleno de confianza, se atrevió a exclamar: “Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino”.

Reconocer el señorío de Jesús no consiste sólo en hacer lo que Dios manda, sino lo que Dios quiere: dejar que Dios haga su voluntad en nuestra vida. Forma parte del Reino de Jesús, trabaja por él, quien tiene su espíritu y actúa "como él" actuaba. "Yo hago siempre lo que agrada a mi Padre" (Jn 8,29), testifica.


sábado, 12 de noviembre de 2022

Comentario a las lecturas del domingo XXXIII del Tiempo Ordinario. Ciclo C.13 de noviembre de 2022

Caminar desde Cristo.: Comentario a las lecturas del domingo XXXIII del T...

Hoy, como desde hace siglos, se sigue hablando si estamos en una etapa final de la historia, del hombre y del mundo mismo. ¿Qué hacer? ¿Cómo reaccionar? ¿Hacia dónde caminar? Las pistas nos las ofrece el evangelio de este día: “No hagáis caso”.

           
 Estamos en la hora del testimonio. Nos toca, hoy más que nunca, separar la paja del trigo, la auténtica fe de la religión a la carta. ¿Qué conlleva todo ello? Incomprensión, persecuciones o incluso el intento sistemático de reducir lo religioso al ámbito privado. Para los creyentes sigue la llamada a hacer la voluntad de Dios y a no renunciar a lo que es constitutivo de la misma Iglesia.

De las lecturas de hoy emana  un mensaje de esperanza, el juicio será para la salvación, no para la condenación. La palabra de Dios nos habla del final de los tiempos con una literatura apocalíptica. Tanto el evangelio como la primera lectura del profeta Malaquías nos hablan de catástrofe, enfrentamientos, divisiones, guerra y destrucción. Sin embargo, lo importante es el mensaje final en ambas lecturas: "iluminará un sol de justicia que lleva la salud en las alas", "ni un cabello de vuestra cabeza perecerá; con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas".

jueves, 27 de octubre de 2022

Comentario a las lecturas del domingo XXXI del Tiempo Ordinario. 30 de octubre 2022.

Caminar desde Cristo.: Comentario a las lecturas del domingo XXXI del Tie...

hemos interpretado la salvación en el sentido del premio destinado en la otra vida a las personas observantes. Partiendo de este axioma, se han hecho guerras santas y cruzadas, se han lanzado anatemas contra las otras Iglesias cristianas, se han creado tribunales inquisitoriales y se han encendido hogueras. Esta falsa seguridad ha desembocado en una crisis profunda del cristianismo tradicional.

A la luz del Concilio Vaticano II, descubrimos la «Iglesia» como comunidad de creyentes que se comprometen a intercambiar sus bienes materiales y espirituales por su adhesión consciente a Jesús, como Mesías que inaugura una nueva sociedad. A la luz del Espíritu Santo experimentamos la salvación como la libertad que el Espíritu de Dios suscita en el seno de la comunidad que ha renunciado a valorar el dinero y las riquezas y ha aceptado el riesgo del plan de Dios. Esta liberación se traduce en un aprecio y respeto hacia todas las personas que afloran en todas partes, dentro y fuera de las Iglesias. El Espíritu de Dios ha entrado en acción y crea vida donde encuentra hombres dispuestos a secundar el plan que les ha trazado Jesús el Mesías.


Los tiempos actuales se caracterizan por un despertar universal de la conciencia humana en favor de la justicia social, de los derechos de los pueblos y del individuo, de la liberación de todo tipo de opresión y de imperialismo. Por todas partes surgen personas, se crean movimientos, se proclaman manifiestos que toman partido por los débiles, por los países subdesarrollados u oprimidos por dictaduras, por los trabajadores explotados por un capitalismo cada vez más anónimo, multinacional e inhumano. Hay un clamor universal que ninguna fuerza de represión pueden apagar. Es el clamor que el Espíritu incorruptible hace resonar a través de los que luchan contra la corrupción y contra el ansia insaciable de poder y desenmascaran las fuerzas anónimas revestidas, como la serpiente tentadora, de todo género de atractivos y propaganda, de justificativos y de aparente altruismo.


sábado, 22 de octubre de 2022

Comentario a las lecturas del Domingo XXX del Tiempo Ordinario. 23 de octubre 2022

Caminar desde Cristo.: Comentario a las lecturas del Domingo XXX del Tiem...:    

El hilo argumental de las lecturas en este Domingo 30 del Tiempo Ordinario es la petición del pecador y la respuesta salvífica de Dios. El Señor escucha. Pero, además, la perseverancia humilde de los pecadores mueve a Dios a la ayuda generosa y constante.

La primera lectura define a Dios como a un “juez justo”, que no se deja sobornar por las ofrendas de esos poderosos que practican la injusticia con los hermanos; en contrapartida, ese Dios justo ama a los humildes y escucha sus súplicas. .

En la segunda lectura, tenemos una invitación a vivir el camino cristiano con entusiasmo, con entrega, con ánimo, a ejemplo de Pablo. La lectura se separa un poco del tema general de este domingo; con todo, podemos decir que Pablo fue un buen ejemplo de esa actitud que el Evangelio propone: él confió, no en sus méritos, sino en la misericordia de Dios, que justifica y salva a todos los hombres que la acogen


El Evangelio define la actitud que el creyente debe tener frente a Dios. Rechaza la actitud de los orgullosos y autosuficientes, convencidos de que la salvación es el resultado natural de sus méritos, y propone la actitud humilde del pecador, que se presenta ante Dios con las manos vacías, pero dispuesto a acoger su don. Esa es la actitud del “pobre”, la que Lucas propone a los creyentes de su tiempo y de todos los tiempos


domingo, 9 de octubre de 2022

Comentario a las lecturas del domingo XXVIII del Tiempo Ordinario. 9 de octubre 2022

Caminar desde Cristo.: Comentario a las lecturas del domingo XXVIII del T...

Hoy las lecturas nos recuerdan una acción tan humana como la acción de gracias. El agradecimiento, la postura de esperanza confiada, la alegría, no son precisamente signos muy visibles en nuestra Iglesia. El mismo acto de acción de gracias que constituye nuestra reunión más importante parece convertido, las más de las veces, en un acto frío y gris donde todo está perfectamente sometido a unas reglas formales y pasivas.


Nuestra oración hace más hincapié en pedir cosas que en agradecer otras muchas, y la participación y reconocimiento de los sencillos, de los de a pie, en nuestro sistema institucional deja mucho que desear.

Los que parecen extraños, los que no parecen buenos, los que son de otra manera distinta, incluso los que calificamos de rebeldes y poco religiosos, pueden estar más próximos a Dios que nosotros mismos y hacerlo presente de un modo más eficaz que el nuestro.

Pero reconocerlo es peligroso para nuestra seguridad, para nuestro ordenamiento institucional, para nuestra pretendida verdad total, aunque el Evangelio nos lo repita constantemente y nos invite a ser más abiertos, más sencillos, más inquietos y más agradecidos.

sábado, 24 de septiembre de 2022

Comentario a las lecturas del domingo XXVI del Tiempo Ordinario. 25 de septiembre 2022

Caminar desde Cristo.: Comentario a las lecturas del domingo XXVI del Tie...El hombre de Dios debe huir de los que no se conforman a las sanas palabras del Evangelio, del envanecimiento y del

amor al dinero. Y debe seguir la justicia, la piedad, el amor, la paciencia y la mansedumbre. Pero en el fondo de todo este escenario el hombre de Dios debe huir del pecado, lo más rápido y fugaz que pueda y correr con todas sus fuerzas y energías, como corriendo por su vida a los brazos de Jesús, aferrarse en su sacrificio y en su justicia, porque él es su único y suficiente salvador.

sábado, 10 de septiembre de 2022

Comentarios a las lecturas del Domingo XXIV del Tiempo Ordinario. Ciclo C. 11 de septiembre 2022

Caminar desde Cristo.: Comentarios a las lecturas del Domingo XXIV del Ti...:  
Las lecturas de este Domingo hablan de una realidad presente en la historia de la humanidad,

presente en nuestra propia historia personal: el pecado. Insistimos en que es una 
realidad, aunque en nuestra sociedad cada vez más olvidada de Dios se busque negar, ignorar, dejar atrás, diluir, sustituir con otros nombres o explicaciones: «un defecto de crecimiento, una debilidad psicológica, un error, la consecuencia necesaria de una estructura social inadecuada, etc.» (Catecismo de la Iglesia Católica, 387).

sábado, 30 de julio de 2022

Comentario a las lecturas del Domingo XVIII del Tienpo Ordinario. 31 de julio 2022

Caminar desde Cristo.: Comentario a las lecturas del Domingo XVIII del Ti...:   Una vez más la liturgia
dominical nos centra con enorme sabiduría nuestro propio y deseable camino. Cuando Dios creó al mundo y al hombre quiso que hubiera un desarrollo armónico. El trabajo produce bienestar y riqueza. No se trata –por supuesto—de que todos vivamos en el desierto vestidos de saco.
¿A que bienes estamos apegados?.