miércoles, 6 de enero de 2021

Comentario a las Lecturas de La Epifanía del Señor 6 de enero de 2021

Haz clik en el siguiente enlace:
Caminar desde Cristo.: Comentario a las Lecturas de La Epifanía del Señor...

La Epifanía es el otro nombre que recibe la Navidad, el nombre que le dieron las iglesias orientales desde el principio.

Si la Navidad, fiesta de origen latino, alude al nacimiento: "La Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros", Epifanía significa manifestación y sugiere la idea de alumbramiento o de dar a luz: "y hemos visto su gloria, gloria propia del Hijo del Padre, lleno de gracia y de verdad". Por consiguiente, la metáfora bíblica de esta fiesta es la luz: "la gloria del Señor que amanece sobre Jerusalén", "la revelación del misterio escondido", la estrella de los magos que vienen de oriente.


La fiesta de la Epifanía del Señor nos dice que Dios encuentra al que le busca, al que busca su rostro. Dar igual ser judío o gentil. Si nosotros buscamos al Señor, él nos encuentra. Y cuando el Señor nos encuentra , alegres, sentimos la necesidad de comunicar el gozo del encuentro a los demás, a todas las personas que amamos. La fiesta de la epifanía del Señor nos anima a buscar siempre a Dios y a ser anunciadores y evangelizadores de su presencia entre nosotros.

Jesús nace en Belén para todos los hombres, para los de cerca y para los de lejos, para los judíos y para los gentiles, para los pastores y para los magos que vienen de oriente.

En la Epifanía, celebramos la buena nueva de la salvación que es comunicada a todos los hombres. El pueblo de Dios se compone ahora de hombres y mujeres de toda tribu, nación y lengua. La raza humana forma una sola familia, pues el amor de Dios abraza a todos.

domingo, 27 de diciembre de 2020

Comentario a las Lecturas del Domingo Sagrada Familia. 27 de diciembre 2020

Haz clik en el siguiente enlace:
Caminar desde Cristo.: Comentario a las Lecturas del Domingo Sagrada Fam...:   

En una bella homilía que se lee en el Oficio de lecturas, San Pablo VI [1]llama la atención sobre este aspecto de la encarnación. Y reflexionando sobre la vida familiar de Cristo en Nazaret, dice: "Sobre todo aquí se hace patente la importancia de tener en cuenta la pintura general de su vida entre nosotros, con su concreto entorno de lugar, tiempo, costumbres, lengua, práctica religiosa". Dios se hizo hombre, trabajador, carpintero e hijo de carpintero, nazareno, cuyos padres eran conocidos en aquel lugar. Le reconocemos como verdadero hombre, pero no perdemos de vista jamás su naturaleza divina. Efectivamente, "adoramos al hijo del Dios vivo que se hizo" Hijo en una familia humana".

La familia es una realidad cardinal en la vida y a la vez una paradoja. Junto a la familia nos encontramos hoy su impugnación y «contestación».

Cristo asume y acepta la realidad familiar, comulga con ella, pero a la vez la pone en cuestión muy radicalmente.

En los medios católicos tradicionales, y en otros medios, ha habido como una absolutización de la familia, una especie de idolización. La familia lo era todo, y en aras de la familia había que sacrificarlo todo. Jesús da un rotundo «no» a esta concepción. La desmitificación que hace Jesús de un exagerado aprecio de la familia se extiende a todos los aspectos de la cuestión, a la vocación social, la vocación política, la vocación personal... que nunca pueden ser absorbidas por el grupo familiar cerrado.

La evolución actual nos hace comprender mejor esta puesta en cuestión del absolutismo familiar. Los jóvenes reciben fuera de la familia tanto como dentro de ella. Reciben de fuera cada vez más las ideas, la cultura, la enseñanza, la amistad, incluso el dinero, el alimento y el techo, pues muchos trabajan, ganan y viven fuera gran parte del tiempo. El grupo familiar queda en cierto modo homologado con los otros grupos humanos.

Ahora bien, la familia, aunque relativizada, mantiene todo su valor singular, inintercambiable. Diversos hechos contemporáneos lo confirman. La experiencia de los países donde se ha llevado al máximo la socialización y los estudios psicoanalíticos muestran la decisiva trascendencia que para toda la vida tiene la relación paterno-filial.

 

Llamados a la intimidad con el Señor.: Comentario a las Lecturas del Domingo Sagrada Fam...

Llamados a la intimidad con el Señor.: Comentario a las Lecturas del Domingo Sagrada Fam...:   Comentario a las   Lecturas del Domingo Sagrada Familia, Jesús, María y José   27 diciembre de 2020 La primera lectura del libro del Ecl...

sábado, 19 de diciembre de 2020

Lecturas Domingo 4º Adviento, ciclo B. 20 de diciembre 2020

 Haz clik en el siguiente enlace:

Caminar desde Cristo.: Lecturas Domingo 4º Adviento, ciclo B. 20 de dicie...

 Hoy completamos la iluminación del altar con la cuarta vela de nuestra corona.

¿Que ha sido? el Adviento para nosotros, personal y comunitariamente. Lo que debiera haber sido el  Adviento se define muy bien en el Libro del Apocalipsis, cuando Jesús dice: "Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y el conmigo". (Ap 3, 20)

La Anunciación (Fra Angélico, Madrid) - Wikipedia, la enciclopedia libreEstos cuatro domingos han querido prepararnos para que vayamos centrando todo nuestro corazón, toda nuestra mente, todos nuestros sentidos en Jesús de Nazaret.

En este domingo, ya tan próximo a la fiesta de la Navidad, es una  mujer María quien afortunadamente se encuentra ya preparada para acoger el don de Dios.

Hoy el hilo conductor de las lecturas es el cumplimiento de las promesas de Dios.

-El trono de David subsistirá siempre.

-Dios revela ahora el misterio mantenido en secreto durante siglos.-El anuncio a María.

 

Comentario a las Lectura del Domingo IV de Adviento 20 de diciembre 2020

 Haz clik en el siguiente enlace:

Caminar desde Cristo.: Comentario a las Lectura del Domingo IV de Advient...:  

 

Llegamos al final del Adviento. Hoy completamos la iluminación del altar con la cuarta vela de nuestra corona.

¿Que ha sido? el Adviento para nosotros, personal y comunitariamente. Lo que debiera haber sido el  Adviento se define muy bien en el Libro del Apocalipsis, cuando Jesús dice: "Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y el conmigo". (Ap 3, 20)

Estos cuatro domingos han querido prepararnos para que vayamos centrando todo nuestro corazón, toda nuestra mente, todos nuestros sentidos en Jesús de Nazaret. 


Los domingos anteriores era Juan Bautista quien nos decía: "preparad el camino del Señor... está en medio de vosotros y no le conocéis".

El Bautista es, pues, la voz de generaciones de profetas que gritan sin parar: abrid al Señor que incansablemente llama a vuestra puerta.

En este domingo, ya tan próximo a la fiesta de la Navidad, es una  mujer María quien afortunadamente se encuentra ya preparada para acoger el don de Dios.

Hoy el hilo conductor de las lecturas es el cumplimiento de las promesas de Dios.

-El trono de David subsistirá siempre.

-Dios revela ahora el misterio mantenido en secreto durante siglos.-El anuncio a María.

Comentarios Lecturas del III Domingo de Adviento 13 de diciembre 2020

 Haz clik en el siguiente enlace

Caminar desde Cristo.: Comentarios Lecturas del III Domingo de Adviento 1...

Domingo de Gaudete.

La alegría es uno de los principales temas de las Escrituras; se le encuentra por todas partes en el Antiguo y en el Nuevo Testamento. El mensaje de la Biblia es profundamente optimista: Dios quiere la felicidad de los hombres; su éxito, su expansión, los quiere colmados de abundancia y de plenitud. La alegría traduce, en el hombre, la conciencia de una realización ya efectiva o todavía por venir y que llena nuestra vida de esperanza.

Un profeta sin igual – LumbreraEl mundo actual apenas conoce esta alegría integral, que supone una profunda unificación del ser en la línea de su existencia según Dios. Hay algunas alegrías propias del  hombre moderno, por ejemplo, la que procura la transformación de la naturaleza. Pero estas alegrías quedan reservadas a unos pocos e incluso, generalmente, son dudosas. La mayor parte de los hombres buscan la alegría en la evasión, el sueño y el placer, y aceptan una vida cotidiana sin relieve y sin sentido. Las más de las veces el hombre se encuentra destrozado en todos los sentidos, y muy pocos son los que llegan a unir los múltiples hilos de existencia concreta.

Los cristianos debemos saber que la Buena Nueva de la Salvación es un mensaje de alegría. En un mundo rico en posibilidades, pero, al mismo tiempo, sometido a contradicciones y tenido como absurdo por algunos, los cristianos debemos comunicar a los que se encuentran a nuestro alrededor la alegría que impregna nuestra vida cotidiana: una alegría extraordinariamente realista y que expresa una certeza, basada en la victoria de Cristo, de que el futuro de la humanidad se irá construyendo a través de dificultades y contradicciones aparentes. El mundo no es absurdo, ya que Dios lo ama, y el principio vital de su éxito se nos ha dado una vez por todas en Jesucristo.  La alegría adquiere mayor profundidad a medida que deja de estar ligada a la posesión de un bien. Yahvé reserva la verdadera alegría a los que se hacen pobres ante Él y lo esperan todo de su Dios y de la fidelidad a su Ley. Nada puede entonces empañar esta alegría: ni la angustia, ni el sufrimiento que, al contrario, pueden fomentarla. La alegría de Yahvé es la fuerza de aquellos que le buscan.

lunes, 7 de diciembre de 2020

Lecturas de la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de Santa María Virgen. 8 de diciembre 2020

Haz clik en el siguiente enlace: 
Caminar desde Cristo.: Lecturas de la Solemnidad de la Inmaculada Concep...:  

La historia de los hombres arrastra, clavado en su corazón, el drama del mal y del pecado: el mal que nos hacemos y hacemos a los demás, el pecado que nos hace revelarnos frente a Dios.

Sobre este fondo oscuro, descrito en el relato del Génesis, se proyecta desde el principio una promesa de salvación por parte de Dios, que en el propio texto aparece ya misteriosamente ligada a la figura de la mujer, que “herirá a la serpiente en su cabeza”. Hoy, festividad de la Inmaculada, celebramos el cumplimiento de esa promesa en María, entregada en todo su ser al plan de salvación de Dios para los hombres.

         

   La Inmaculada, la que nunca estuvo sujeta a la esclavitud del pecado, fue objeto de todas las complacencias divinas. Pero también fue la mujer más libre y responsable, sin condicionamientos de un mal pasado, capaz de asumir una función especialísima en la historia de nuestra salvación. Su maternidad fue efectivamente responsable, fue madre porque quiso serlo. María acogió al Mesías deseado por todo el pueblo y soñado por todas las mujeres de Israel. En ella llega a su culminación la esperanza de todos los hombres y mujeres del mundo.

            María es la "nueva Eva". Eva es seducida y engañada por el orgullo y el ansia de dominio. Se dejó seducir por el pecado y fue sometida al yugo de la violencia, del temor, de la tristeza, de la culpabilidad, de la ignorancia y de la tiranía. María también es seducida, pero es por el Amor de Dios. Por eso recibe del ángel este mensaje lleno de confianza: "no temas". María". María, humilde y confiada, libre y obediente es el prototipo de la mujer nueva, el principio de la nueva humanidad basada en el amor y en la confianza en la voluntad de Dios. María quiere alimentarse de la Palabra de Dios, no de otras cosas pasajeras o engañosas. María se contrapone a Eva, salva a Eva, la rehabilita. Eva transmite dolor y esclavitud, María ofrece liberación y gracia. La "llena de gracia" vence al mal y nos invita a nosotros a asociarnos con ella en la lucha. Sabemos que el Señor "está con nosotros".

La fiesta de la Inmaculada, al comienzo de este tiempo, es pues, un estímulo para nuestra "espera confiada". 

Comentarios a la lecturas de la Inmaculada Concepción de Santa Maria. 8 de diciembre 2020

Haz clik en el siguiente enlace:
Caminar desde Cristo.: Comentarios a la lecturas de la Inmaculada Conce...:   
Esta fiesta de la Inmaculada Concepción se enmarca perfectamente en el Tiempo de Adviento que estamos celebrando en estos días. Este año coincide con el  domingo II de adviento. El adviento es tiempo de vigilancia y hoy celebramos a quien estuvo atentamente vigilante a la palabra del Señor que le llegó a través del Ángel Gabriel.

Pío IX
pronunció y definió como dogma de fe de la Inmaculada Concepción de Santa María Virgen en la Constitución Ineffabilis Deus de 8 de Diciembre de 1854. Así decía «en el primer instante de su concepción, por singular privilegio y gracia concedidos por Dios, en vista de los méritos de Jesucristo, el Salvador del linaje humano, fue preservada de toda mancha de pecado original».
Esto era una creencia que la tradición popular había sostenido desde los comienzos de la Iglesia. Ya en el siglo II saludaba san Ireneo en la Madre de Jesús a la nueva Eva. Pero fue dentro del segundo milenio cuando poco a poco fue apercibiéndose la Iglesia del depósito revelado referente a la Inmaculada Concepción de María. El papa Sixto IV había extendido la fiesta de la Concepción Inmaculada de María a toda la Iglesia de Occidente (1483).

sábado, 5 de diciembre de 2020

Comentario a las Lecturas del II Domingo de Adviento. 6 de diciembre 2020

Haz clik en el siguiente enlace:
Caminar desde Cristo.: Comentario a las Lecturas del II Domingo de Advie...:   

El adviento es espera y búsqueda. Esperamos a un Gran Señor y buscamos la Salvación. Hemos de estar preparados en todo lo que ese Señor espera de nosotros. Y la necesaria adecuación de cuerpos y almas a lo que se nos pide, porque nos va a traer, sin duda, la apertura de un tiempo de salvación. Jesús dijo una vez que si éramos capaces de adivinar los cambios en el clima, en el tiempo físico, también deberíamos intuir que llegaban otros cambios de gran importancia. La Iglesia prepara este tiempo de Adviento como camino


de 
encuentro con Jesús y nos recomienda que nos convirtamos. La conversión no termina nunca. Siempre hemos de estar procurando completarla. Es posible que recordemos con emoción los primeros momentos de ella, cuando volvimos, como el Hijo Pródigo, a los brazos del Padre. O, cuando, también, pudimos ver por primera vez al Señor Jesús tras –casi— ser durante años ciegos de nacimiento curados por El mismo.

El hilo argumental de las lecturas de este domingo se resume bien las siguientes palabras de Isaías: "En el desierto preparadle un camino al Señor; allanad en la estepa una calzada para nuestro Dios; que los valles se levanten, que montes y colinas se abajen, que lo torcido se enderece y lo escabroso se iguale. Se revelará la gloria del Señor, y la verán todos los hombres juntos". Luego el Evangelio de Marcos se referirá a la profecía de Isaías igualmente y hará referencia al Precursor, a San Juan Bautista. Pero el hilo argumental es el mismo. Se trata de abrir un camino posible para que todos caminemos al encuentro del Señor.