viernes, 18 de octubre de 2019

Comentario a las lecturas Domingo XXIX del Tiempo Ordinario 20 de octubre de 2019

Comentario a las lecturas Domingo XXIX del Tiempo Ordinario 20 de octubre de 2019


Comentario a las lecturas Domingo XXIX del Tiempo Ordinario 20 de octubre de 2019

La Biblia nos ofrece también el esfuerzo de los hombres por encontrar a Dios y cómo lo han conseguido, descubriéndolo precisamente en el corazón de su propia historia. Evidentemente el éxito de la aventura humana de la búsqueda de Dios se debe a la iniciativa de Dios que se ha revelado, que ha salido al paso de los que le buscaban y que ha suscitado, incluso, él mismo, este espíritu de búsqueda. 
Pero eso no anula el mérito del esfuerzo humano, que, como todas las cosas humanas, tiene sus limitaciones, sus momentos de desaliento ante dificultades humanamente insuperables, e igualmente sus momentos de euforia y entusiasmo. 
Es lo que nos describen estas narraciones en un contexto existencial, vivido y revivido en el corazón del pueblo y conservado en sus tradiciones ancestrales. 
Es lo que Jesús recogerá en la cruz con el grito: «Dios mío, ¿por qué me has abandonado?». Y lo que Jesús mismo iluminará con sus palabras y con su actitud: "Padre, en tus manos entrego mi espíritu". Presencia de Dios, responsabilidad del hombre, respuesta de fe: don de Dios.

Lecturas del XXIX Domingo del Tiempo Ordinario 20 de octubre de 2019


Lecturas del XXIX Domingo del Tiempo Ordinario 20 de octubre de 2019

http://parabolasdelreino.blogspot.com/2019/10/lecturas-del-xxix-domingo-del-tiempo.html


El domingo pasado Jesús nos recordaba que tenemos que dar gracias en nuestra oración por los dones que Dios nos regala, hoy nos recuerda que también es bueno pedir.
¿Sabemos pedir lo que nos conviene?
Ocurre que frecuentemente no sabemos pedir y nos decepcionamos si Dios no nos concede lo que pedimos.
Vamos a conocer  las lecturas de hoy.

miércoles, 9 de octubre de 2019

Comentario a las lecturas del domingo XXVII del Tiempo Ordinario 6 de octubre de 2019


Comentario a las lecturas del domingo XXVII del Tiempo Ordinario 6 de octubre de 2019

La fe y Dios son inseparables. Aquello a lo que aplicas tu corazón y de lo que te fías, es propiamente tu Dios. Por eso lo opuesto a la fe no es el ateísmo sino la idolatría. Porque todo el mundo tiene sus dioses, en los cuales apoya su vida. Dioses del negocio, del poder, del placer, del deporte, o también dioses en el campo religioso, pero que están bastante lejos del Dios que revela Jesús
Ver las imágenes de origenEl reto de Cristo a los que dicen tener fe no puede ser más expresivo. Si tuvierais fe, diríais a una morera: arráncate y plántate en el mar, y estamos seguros de que este imposible se realizaría. El ejemplo puesto por Cristo no puede ser más ilustrativo, porque el cristiano es, si tiene fe, una especie de morera plantada en el mar, es decir, casi un bicho raro que vive en medio de un mundo que no comparte con él ningún planteamiento vital. Porque miremos a nuestro alrededor y digamos sinceramente lo que encontramos. Encontramos afán de dinero, culto al cuerpo, afán de triunfo, grandes dosis de egoísmo, de indiferencia hacia los demás, de desprecio a los débiles.
«No tengas miedo de dar la cara por N.S.» Muchos tiene miedo de presentarse como cristianos y adoptan una manera de pensar y sentir que contradice su propia fe. Es el influjo del ambiente.
Surge la petición apostólica: «Auméntanos la fe». Todo cristiano tiene que hacerla suya porque es la petición justa. Justa, porque la fe es algo que se pide

sábado, 28 de septiembre de 2019

Comentario a las lecturas del domingo XXVI del Tiempo Ordinario.29 de septiembre 2019

 Haz clik en el siguiente enlace:
Caminar desde Cristo.: Comentario a las lecturas del domingo XXVI del Tie...:
Related imageNo entenderíamos, la enseñanza de Jesús, si nos quedásemos, como frecuentemente se hace, y no siempre sin segunda intención, con ciertos detalles de la parábola, que no alteran en nada su mensaje. Porque a veces se ha pretendido interpretar que los ricos, que se lo pasan bien aquí, se irán al infierno cuando mueran, y que los pobres, que lo pasan mal aquí, lugo de morir se irán derechitos al cielo. Y eso no es lo que Jesús quiere dar a entender. La distinta suerte en la otra vida del rico y del pobre es sólo un recurso para demostrar de qué distinta manera ve Dios la desigualdad entre los hombres. Pero de ninguna manera quiere decir que los pobres se conformen siendo pobres, que ya les llegará su turno en el cielo. El sentido de la parábola no es brindar consuelo ultraterreno a los pobres, sino avisar severamente a los ricos y a los que ponen su confianza y su gloria en las riquezas y en el poder que de ellas obtienen.
El sentido de la parábola es también una fuerte denuncia contra los países ricos, que se glorían en contarse en los primeros puestos del ranking internacional de los países con mayor renta, y que ponen su confianza en su poder económico, despreciando y manteniendo a los países subdesarrollados en su penosa y difícil situación.

Comentarios a las lecturas del Domingo XXV del Tiempo Ordinario. 22 de septiembre 2019

 Haz clik en el siguiente enlace:

Image result for Lc 16,1-13Caminar desde Cristo.: Comentarios a las lecturas del Domingo XXV del Tie...: Comentarios a las lecturas del Domingo XXV del Tiempo Ordinario 22 de septiembre 2019. Las lecturas de este domingo son de una gran a...

sábado, 14 de septiembre de 2019

Comentarios a las lecturas del Domingo XXIV del Tiempo Ordinario. 15 de septiembre 2019

 Haz clik  en el siguiente enlace:

Caminar desde Cristo.: Comentarios a las lecturas del Domingo XXIV del Ti...:

Las lecturas de este Domingo hablan de una realidad presente en la historia de la humanidad, presente en nuestra propia historia personal: el pecado. Insistimos en que es una realidad, aunque en nuestra sociedad cada vez más olvidada de Dios se busque negar,
ignorar, dejar atrás, diluir, sustituir con otros nombres o explicaciones: «un defecto de crecimiento, una debilidad psicológica, un error, la consecuencia necesaria de una estructura social inadecuada, etc.» (Catecismo de la Iglesia Católica, 387).
¿Qué es el pecado? No se puede comprender lo que es el pecado sin reconocer en primer lugar que existe un vínculo profundo del hombre con Dios. El pecado «es rechazo y oposición a Dios» (Catecismo de la Iglesia Católica, 386), «es un abuso de la libertad que Dios
da a las personas creadas para que puedan amarle y amarse mutuamente
» (Catecismo de la Iglesia Católica, 387). Es un querer ser dios pero sin Dios, es querer vivir de espaldas a Él, desvinculado de los preceptos y caminos que en su amor Él señala al ser humano para su propia realización. El pecado es un acto de rebeldía, un “no” dado a Dios y al amor que Él le manifiesta. Todo esto queda retratado en la actitud del hijo que reclama su herencia: quiere
liberarse del padre, salir de su casa para marcharse lejos y poder gozar de su herencia sin límites ni restricciones.
El pecado, que es ruptura con Dios, tiene graves repercusiones. Quien peca, aunque crea que está recorriendo un camino que lo conduce a su propia plenitud y felicidad, entra por una senda de autodestrucción: «el que peca, a sí mismo se hace daño» (Eclo 19, 4). Al romper con Dios, fuente de su vida y amor, todo ser humano sufre inmediatamente una profunda ruptura consigo mismo, con los demás seres humanos y con la creación toda.
Image result for hijo prodigo¿Qué hace Dios ante el rechazo de su criatura humana?
Dios, por su inmenso amor y misericordia, no abandona al ser humano, no quiere que se pierda, que se hunda en la miseria y en la muerte, sino que Él mismo sale en su busca: «tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna» (Jn 3, 16). «Cristo Jesús vino al mundo a salvar a los pecadores» (1 Tim 1, 15). Dios en su inmenso amor ofrece a su criatura humana el don de la Reconciliación por medio de su Hijo. Es el Señor Jesús quien en la Cruz nos reconcilia con el Padre (ver 2 Cor 5, 19), es Él quien desde la Cruz ofrece el abrazo reconciliador del Padre misericordioso a todo “hijo pródigo” que arrepentido anhela volver a la casa paterna.

Lecturas del XXIV Domingo del Tiempo Ordinario 15 de septiembre 2019

Caminar desde Cristo.: Lecturas del XXIV Domingo del Tiempo Ordinario 15...:

En la primera lectura, del Libro de Éxodo, nos muestra la conversación entre Dios y Moisés sobre las infidelidades del pueblo judío. El resultado final de tal conversación es el perdón de Dios y el ofrecimiento de una nueva oportunidad para seguir siendo el pueblo elegido.
El salmo 50 –el Miserere— ha sido utilizado, tanto por el pueblo de Israel, como durante muchos años por los cristianos como himno penitencial. Pero es un salmo que termina con la enorme alegría de saber que Dios nos ha perdonado. Fue considerado hasta el Concilio Vaticano II como un salmo triste, hoy hemos sacado de él un mensaje de alegría y de esperanza.
Comenzamos hoy la lectura de la Carta de san Pablo a Timoteo. Es una carta pastoral, de enseñanza, pero en ella se nos revela que el apóstol ha sido un buen ejemplo de la misericordia divina al pasar e perseguidor de la Iglesia a uno de sus más importantes pilares.
El evangelio de San Lucas presenta tres parábolas sobre la misericordia de Dios: la de la oveja perdida, la de la moneda perdida y la   del Hijo Pródigo o del Padre rico en misericordia. En ellas se muestra la alegría de Dios por la conversión de –aunque solo sea eso— de un pecador. La del Hijo Pródigo es, sobre todo, la gran catequesis de Jesús de Nazaret sobre la bondad, la ternura y el amor sin límites de Dios Padre hacia sus criaturas.

miércoles, 11 de septiembre de 2019

Comentarios a las lecturas del Domingo XXIII del Tiempo Ordinario. 8 de septiembre 2019

 Haz clik en el siguiente enlace:

Caminar desde Cristo.: Comentarios a las lecturas del Domingo XXIII del T...:



La primera lectura es un texto del Libro de la Sabiduría . Nos dice que sólo es posible comprender los caminos de Dios cuando el Espíritu Santo ilumina con la fe. Y esas resonancias del Espíritu, ya en tiempos de los judíos anteriores a Jesús,  nos demuestra la unidad –en el tiempo y en el espacio-- de toda la Palabra de Dios.
El salmo 89 es el primero del Libro Cuarto del Salterio. Y nos muestra la oración de Moisés. Pero es, además, el inicio del reconocimiento del género humano de la existencia de un camino de contrastes entre Dios y el hombre. Se muestra la inconmensurable grandeza de Dios que supera enormemente la débil condición humana, la cual Dios remedia si invocamos su misericordia.
Image result for Jesus genteLa segunda lectura es un texto de San Pablo de la carta a Filemón –la más breve de todas las del Apóstol-- habla de abolir la esclavitud por uso del amor fraterno. ¿No es esta una buena reflexión para nosotros en estos tiempos donde la emigración y el trabajo precario –dos formas de esclavitud— forman parte de nuestra vida?
 El evangelio de Lucas Jesús expresa las duras condiciones de Jesús para aceptar a sus discípulos. Tales exigencias continúan vigentes para nosotros, hoy; con la dificultad añadida de que vivimos inmersos en un mundo que prima el placer y el abandono de todo esfuerzo. La demanda de Cristo, sin duda, nos va extrañar. Pero hemos de asumirla para poder seguirle.

domingo, 4 de agosto de 2019

Comentario a las lecturas del Domingo XVIII del Tiempo Ordinario. 4 de agosto 2019

Caminar desde Cristo.: Comentario a las lecturas del Domingo XVIII del Ti...:

Image result for almacenar trigo evangelio El mensaje bíblico de hoy es una invitación a relativizar en nuestro corazón valores como el dinero -que es el que hoy directamente se nombra-, pero también otros como el poder, el éxito, el prestigio, el placer, la buena vida. La tentación de la avaricia, de la ambición exagerada, de la idolatría de la riqueza, van directamente contra el primer mandamiento: "no tendrás otro Dios más que a mí". 
 Una vez más la liturgia dominical nos centra con enorme sabiduría nuestro propio y deseable camino. Cuando Dios creó al mundo y al hombre quiso que hubiera un desarrollo
armónico. El trabajo produce bienestar y riqueza. No se trata –por supuesto—de que todos vivamos en el desierto vestidos de saco.