domingo, 20 de mayo de 2018

Comentario a las lecturas del Domingo de Pentecostes. 20 de mayo 2018

Haz clik en el siguiente enlace:

Caminar desde Cristo.: Comentario a las lecturas del Domingo de Pentecost...:

La fiesta de Pentecostés es una manifestación del misterio de la Trinidad: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Hoy celebramos a JC resucitado, haciendo memoria "de la pasión salvadora" de Jesús, y de su "admirable resurrección y ascensión al cielo", como se dice en la Plegaria eucarística. Y esto lo podemos hacer por obra del Espíritu Santo, que es el Espíritu del Padre y del Hijo. Desde la tarde de la Resurrección a la mañana de Pentecostés, el efecto de la
resurrección de Jesús es permanente: dar, comunicar su Espíritu.
Por eso podemos decir que siempre es Pascua de Resurrección y siempre es Pentecostés. Con el "don" del Espíritu de Jesucristo resucitado podemos decir que Dios es definitivamente el "Emmanuel", el Dios-con-nosotros. Y donde está el Espíritu, está también el Padre y el Hijo.
"Estaban los discípulos en casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos". Es una descripción muy clara de una comunidad que no ha experimentado el Espíritu de Jesucristo resucitado.

sábado, 19 de mayo de 2018

Lecturas del Domingo de Pentecostés 20 de mayo de 2018

 Haz clik en el siguiente enlace:
Caminar desde Cristo.: Lecturas del Domingo de Pentecostés 20 de mayo de ...:

Pentecostés en griego significa 50, que en el simbolismo de los números bíblicos significa la perfección, plenitud, cumplimiento. San Lucas nos describe cinco "pentecostés", venidas del Espíritu Santo en diferentes momentos de la vida de la comunidad cristiana, para mostrarnos que siempre que viene el Espíritu es Pentecostés. No fue un solo y aislado Pentecostés. Nuestro bautismo fue Pentecostés, en la confirmación recibimos como "Don" el mismo de
Pentecostés; la Eucaristía es acción del Espíritu Santo que nos reúne, nos comunica y hace entender la Palabra, y hace que la Palabra se haga Pan que alimenta, y nos envía a hacer las obras que el Padre quiere en favor de los hermanos.
Todos nosotros somos testigos de cómo el Espíritu nos va transformando, personal y comunitariamente; cómo el Espíritu va suscitando hombres y mujeres que luchan para la transformación de nuestro mundo.
"Todos nosotros hemos sido bautizados en un mismo Espíritu". Por eso el misterio de Pentecostés está actuando siempre. Es el Espíritu que nos da la fe por la que confesamos que "Jesús es Señor". Es el Espíritu que nos congrega y nos hace una comunidad, la Iglesia. Es el Espíritu que suscita múltiples carismas, servicios, dones, regalos, ministerios, al servicio de la comunidad. El Espíritu es el que hace posible que siendo muchos, y teniendo distintas maneras de pensar y actuar, sepamos amarnos y ser "uno". El Espíritu Santo nos hace superar todas las divisiones, fruto del pecado, y salta todas las barreras sociales, de raza, de religión. El Espíritu Santo es la única bebida que da la Vida de Dios.

sábado, 12 de mayo de 2018

Comentario a las Lecturas del VII Domingo de Pascua. Ascensión de Jesús. 13 de mayo 2018

 Haz clik en el siguiente enlace:

Caminar desde Cristo.: Comentario a las Lecturas del VII Domingo de Pascu...:

La Ascensión es la plenitud de la Encarnación. Cuando se hizo carne no se pudo encarnar más que en un solo hombre, al que asumió personalmente el Verbo de Dios. Pero mediante la Ascensión, por la fuerza del Espíritu que lo resucitó de entre los muertos, se hace «más íntimo a nosotros que nosotros mismos», de tal modo que Pablo pudo decir «vivo yo, pero no soy yo quien vive, es Cristo quien vive en mí».

Durante su vida mortal Jesús vivió la condición corporal y sus limitaciones en espacio y tiempo. Cuando estaba sentado en casa de Lázaro y de sus hermanas, no estaba en otra parte. Y cuando dormía, envuelto en su manto, cerca de sus discípulos al borde del lago, no estaba en ellos, como lo estuvo después. Por ello, la Ascensión aparece no como una ausencia de Jesús que haría legítima su tristeza, sino como una modificación de su presencia: la presencia corporal, sin dejar de ser corporal, muere a cierta manera de ser, para realizarse totalmente, es decir. para llegar a ser más interior y más universal.
Podríamos decir que en el cuerpo glorificado de Jesús se realizan las promesas al cuerpo humano. Lo que prometía, en el encuentro personal, deja de impedirlo. Este es el verdadero cuerpo humano. Para nosotros, el cuerpo es lo que nos hace presentes, pero al mismo tiempo limita y sabotea esta presencia de la persona. Con razón escribía Blondel: «Es una extraña soledad el que los cuerpos y todo lo que se ha podido decir de la unión no es nada para el precio de la separación que causan» (L’Action, t. Il. pág. 262).
Pero en el cuerpo glorificado de Jesús se realiza lo que no nos habríamos atrevido a esperar. Jesús se hace inmediatamente presente a los que ama, y se une a ellos allí donde ellos son justamente ellos mismos, se hace interior a ellos. Y, por otra parte, se hace simultáneamente presente a todos, sin limitaciones espacio-temporales. Así, el misterio de Jesús aboliendo ciertas formas de presencia corporal para tener junto a nosotros una presencia más interior y más universal, es a la vez el sentido de una experiencia humana vivida y la promesa de que esta experiencia será salvada y colmada para los que la vivan en la fe.
El Señor Jesús, después de hablarles, ascendió al cielo y se sentó a la derecha de Dios.
Ellos fueron y proclamaron el Evangelio por todas partes, y el Señor actuaba con ellos y confirmaba la Palabra con los signos que los acompañaban.

Lecturas del VII Domingo de Pascua / Solemnidad de la Ascensión. 13 de mayo 2018

 Haz clik en el siguiente enlace:
Caminar desde Cristo.: Lecturas del VII Domingo de Pascua / Solemnidad de...:
La  primera lectura  narra el momento de la Ascensión del Señor. Es el final de la etapa temporal de Jesús en la tierra. Es lo fundamental de hoy, pero es bueno llamar la atención sobre el empecinamiento de los apóstoles al respecto de la "construcción del reino de este mundo". Jesús ha permanecido cuarenta días a su lado, con unas características físicas tan especiales que era ya difícil dudar sobre su divinidad. Y sin embargo, los discípulos hablan del "éxito futuro y material".
El salmo 46 narra la victoria de los Macabeos sobre los opresores del Pueblo de Israel. Dios es considerado el dueño de toda la tierra y se equivocan gravemente los que atentan contra el pueblo de su propiedad. Realmente, el versículo 6 –que utilizamos como fórmula responsorial— es verdaderamente profético para esta conmemoración de la Ascensión.
 En la segunda lectura, tomada de la Carta a los Efesios, va a ser Pablo quien ponga el matiz más universal. Cristo está sentado a la derecha de Dios, en el cielo, y por encima de cualquier criatura o poder. Crea y condensa San Pablo, además, la doctrina de la Iglesia y de su Cabeza, el Señor Jesús.
 El evangelio de Marcos es el más conciso de todos los sinópticos referidos a la Ascensión. Expresa sobre todo, que “ascendió al cielo y se sentó a la derecha de Dios” y, sobre todo, marca el principio y el fin de la misión encargada a los apóstoles y a todos los discípulos de todos los tiempos. Vamos a escuchar una de las piezas más bellas de los evangelios.

sábado, 5 de mayo de 2018

Comentario a las Lecturas del VI Domingo de Pascua. 6 de mayo 2018.

 Haz clik en el siguiente enlace

Caminar desde Cristo.: Comentario a las Lecturas del VI Domingo de Pascua...:

Hay amores eventuales. Amores que pasan. Amores que fracasan. Porque, cuando no son agradecidos, se cansan. El amor que predica Jesús, y que nosotros sostenemos con el paso del tiempo, es un amor que nunca se aburre. O por lo menos, cuando surgen tropiezos, se plantea de nuevo el levantarse para entregarse de nuevo aún a riesgo de perder de nuevo. Me gusta mucho la distinción entre solidaridad y caridad: la solidaridad sale al paso en un momento determinado. La caridad cristiana, por el contrario, siempre y sin límites.
-El amor, cuando es excluyente, ansioso, ya no es amor. Produce asfixia, agotamiento y, a la larga, fracaso. Nuestro corazón, cuando está puesto en Dios, espontáneamente se ofrece a los demás. Cuando ponemos el amor humano, por encima del amor divino, corremos el riesgo de sufrir un serio revés. Dios lo primero y, desde Dios, a continuación, lo demás.
-El amor cristiano, que es distintivo de los seguidores de Jesús, nos hace ver a las personas como hermanos. O dándole la vuelta a la frase, porque nos vemos como hermanos, somos capaces de entregarnos los unos a los otros.
Impresiona hoy la Carta de San Juan. ¡Qué cerca tuvo que sentir el amor de Dios para decirnos “amaos”! Las gafas que, los cristianos tendríamos que comprar en la óptica, es precisamente la de ver al prójimo con amor, de juzgarlo con amor, de quererlo con amor y de ayudarle a levantar con amor. Sólo así, al Dios del cielo, lo podremos intuir verdaderamente en la tierra.
--¿Queréis saber la calidad de vida cristiana de aquel hermano? Pregúntale cuánto ama; si ama a todos; si ama a todas horas.
¿Queréis saber el grado de amistad de Dios de aquel cristiano? Preguntadle cómo anda con los que le rodean; en el trabajo; en el instituto; en las relaciones personales.
Jesús se va al cielo, pero, detrás de sí, nos deja a nosotros. Para que sigamos profundizando en todo lo que ha dicho y ha realizado. Para que, en el amor, entremos en comunión con El y con el resto de los hermanos.

Lecturas del VI Domingo de Pascua 6 de mayo de 2018

Haz clik en el siguiente enlace:

Caminar desde Cristo.: Lecturas del VI Domingo de Pascua 6 de mayo de 201...:

Laprimera lectura nos presenta un prodigio importante: el Espíritu  m  antiene viva a la Iglesia a pesar de no pocas vicisitudes a lo largo delos últimos dos mil años. En esos primeros años llamó la atención la velocidad y profundidad con la que la Palabra era aceptada por muchos pueblos que nada tenían que ver con el pueblo judío.
 El Salmo 97 nos explica el pod er de Dios. Es un salmo para los “tiempos  finales” en los que,después, todos seremos felices y, por eso, espera mosla gracia y la fuerza del Señor. Es lógico que cantemos este salmo en estos momentos de la Pascua, cuando esperamos la Ascensión del Señor y la venida del Espíritu Santo.
San Juan en su Carta afirma  “Porque Dios es Amor” .  El Amor todo lo puede. El Evangelio nos lo confirma con creces.
SanJuan, en el evangelio , nos enseña una cosa aparentemente simple: no  se trata de saber muchas cosas de Dios, sino de amarle. Porque amándole s abremos todo de Él, por la acción del Espíritu. “Que os améis los  uno s alos otros”. Es el mandato de Jesús que no podemos eludir . Ese mis mo amor, de la misma naturaleza, es el que nos viene del Padre y nos revelaJesucristo. La esencia del cristianismo es el amor. Pero, ¿somos coher entes con ese mandato de amor? No, parece que no. O, po r lo m enos, no lo suficiente. El Amor venció a la muerte y ese Amor vive eternam ente, así pues guiados por ese Amor ningún temor habremos de temer.

domingo, 29 de abril de 2018

Comentario a las Lecturas del V Domingo de Pascua, 29 de abril 2018.

 Haz clik en el siguiente nelace:

Caminar desde Cristo.: Comentario a las Lecturas del V Domingo de Pascua ...:  

Estamos en la Pascua, período de gozo y deesperanza, época en la que la na tu ral  eza se reviste del esplendor de sus verdesvivos y la policromía de mil flores. Tiempo por otra parte de honrar a María eneste mes de mayo que está en su cenit. Vamos, con su ayuda, a llenar nuestraexistencia de buenos deseos y de mejores obras, vamos a ser sarmientos muy
unidos a la cepa que es Cristo, para dar frutos de vida eterna.

Por el buen fruto se recon oce el árbol bueno. Y por los frutos, por lasbuenas    obras, reconocemos también a los creyentes. Una fe sin obras es un a femue rte, inexistente por inoperante, pura credulidad o presunción. Por eso,cuando la vida cristiana discurre al margen y aun de espaldas al evangelio, noes cristiana; pero, si la vida cristiana se entretiene al margen de la vida ysus cuestiones, no es vida. La síntesis se verifica en la encarnación de
la feen la vida, en las obras.
Estas obras en que se encarna y realiza la fe cristiana no son las
prácticas de piedad, ni la recepción de los sacramentos y la oración,recorando y reduciendo el horizonte del compromiso cristiano y encerrando lareligión en sí misma. La eucaristía, los sacramentos en general, la oración ylas devociones en particular, son confesión y expresión de la fe, pero no sonaún su realización y verificación. Son signos de la actitud religiosa, pero norespuesta religiosa al desafío y compromiso de la vida y sus problemas. No son,por tanto, las buenas obras, el fruto que legítimamente espera el viñador.

Lecturas del V Domingo de Pascua 29 de abril de 2018

 Haz clik en el siguiente enlace:
Caminar desde Cristo.: Lecturas del V Domingo de Pascua 29 de abril de 2...:
La  primera lectura sigue siendo   del Libro de los Hechos de los Apóstoles . Pero hoy impacta por su realidad. Nos dice cómo en una Iglesia que goza de paz, que progresa, que se construye animada por el Espíritu, existen también en ella sospechas, recelos desconfianzas. Ha llegado un discípulo –Pablo de Tarso-- que no era de los suyos y les da miedo acogerlo. Necesitan la confirmación de Bernabé para aceptarlo en el grupo. Pasa ahora con los “nuevos”, ¿verdad?
Hoy los últimos versos del salmo 21 son muy apropiados para este tiempo de Pascua que estamos viviendo, hablan del gozo y alegría por la intervención del Señor en nuestras vidas, pero también el salmo 21 refleja proféticamente los momentos duros de la Pasión del Señor, que todavía está muy cercana en nuestros recuerdos. Son muchos los salmos que expresan primero la angustia para acabar con la alegría de sentir la mano amable del Señor Dios.

San Juan en la segunda lectura, procedente de la primera carta del Apóstol, nos recuerda que el amor no quiere palabras, sino obras. Que la caridad, el amor, no se realiza con la boca sino con las manos. Que una oración por muy hermosa que sea, pierde su validez, si en el corazón existen rencores, envidias, recelos, maldad.
 En el Evangelio de San Juan. se nos recuerda la importancia de  de estar injertados a la vid, a Cristo. Sólo así podremos dar frutos. Sólo así nuestros frutos serán: el amor, el servicio y la verdad. Nuestra misión consiste en hacerlos fecundar y ponerlos al servicio de los hermanos.

domingo, 22 de abril de 2018

Comentario a las Lecturas del IV Domingo de Pascua. 22 de abril 2018.

 Haz clik en el siguiente enlace:

Caminar desde Cristo.: Comentario a las Lecturas del IV Domingo de Pascua...:

En este cuarto domingo de Pascua, celebramos en la Iglesia universal la Jornada
Mundial de Oración por las Vocaciones y, al mismo tiempo en España, la Jornadad e Vocaciones Nativas. A la vez que rogamos al Dueño de la mies  que envíe nuevasvocaciones a su mies, nos sentimos responsables de la formación y el soste nimiento de quienes han respondido a la llamada en los territorios demisión.
Laslecturas de  hoy  testimonian la huella dejada por Jesús Resucitado en su rebaño, tras un tiempo de debilidad y miedo.

viernes, 20 de abril de 2018

Lecturas del IV Domingo de Pascua 22 de abril de 2018

Haz clik en el siguiente enlace.
Caminar desde Cristo.: Lecturas del IV Domingo de Pascua 22 de abril de 2...:

En la primera lectura del Libro de los Hechos de los Apóstoles San Pedro deja claro - que Jesús ama a la Iglesia universal, sin excluir a nadie. Por eso un buen seguidor de Cristo tiene que vivir en comunión de amor con los hermanos. Una vez más se nos presenta a Jesús como la piedra angular donde ha de cimentarse la salvación.
 El Salmo 117 es uno de los más bellos de todo el Salterio. Y guarda relación con lo que Pedro nos dice en la primera lectura. Jesús es la piedra angular. Este Salmo 117 se utilizaba en la procesión
litúrgica de la fiesta judía de las Tiendas o de los Tabernáculos. Es un poema que refleja la especial acción de Dios por su pueblo.
 San Juan, en su Primera Carta  nos muestra cómo la condición de hijo de Dios es ofrecida gratuitamente a todo ser humano. Y lo dice con unas palabras muy hermosas: “Habéis vuelto al pastor y guardián de vuestras vidas”.
 El evangelio de San Juan nos recuerda hoy que la Iglesia no puede basarse en el poder sino en una vida interior que se traduzca en obras de amor, entrega y libertad. Esa vida de perfección es el camino hacia la puerta estrecha de la que nos habla el Señor. Pero sobre todo es un canto profético del propio Cristo para indicarnos que Él es el Único Pastor del único rebaño donde todos juntos debeos vivir en amor, esperanza y paz.